137 rue St-Ferdinand, Unit 120

 Montreal, QC H4C 2S6

(514) 883- 3009

info@mfotraining.ca

  • Facebook - White Circle
  • White YouTube Icon
  • White Instagram Icon

En 2016, mi actividad física se limitaba a paseos cortos por mi casa y en el centro comercial. Solo ir una cuadra cuesta arriba era un inmenso desafío para mí, y tenía que detenerme para recuperar el aliento a medio camino. Tenía 30 años, y mi padre de 66 años tenía mejor condición física que yo. Pensaba que sólo estaba muy fuera de forma, pero luego me diagnosticaron una condición pulmonar congénita. Mi cirugía fue en octubre y fue un éxito en el sentido de que habían eliminado todo el daño en el pulmón afectado, y no había riesgo de recurrencia, pero no hay manera de hacer que 2/3 de mi pulmón volvieran a crecer. Tendría que aprender a sacar lo mejor de mi condición y aprender a vivir sin la mayor parte de un pulmón.

 

Después de mi cirugía, traté de hacer alguna actividad física para recuperar mi capacidad respiratoria, pero mi progreso era muy lento. Mi esposo había estado en MFO durante 6 meses y me convenció de que tomara 3 sesiones gratuitas para ver si ahí podían ayudarme con mi progreso. Así que, 6 meses después de mi cirugía, llegué a MFO. En el momento en que llegué, vi a todos estos chicos y chicas colgando de los anillos, haciendo pull-ups y mostrando una gran agilidad y resistencia, y pensé: "Nunca podré hacer nada de eso".

 

Le expliqué a Mizar, el propietario y entrenador de MFO, sobre mi condición particular, y él me hizo hacer pruebas muy pequeñas para ver mi nivel y limitaciones actuales, y comenzó a darme algunos ejercicios de respiración muy básicos y a adaptar cada movimiento a mi situación específica. Me gustó la forma en que los entrenadores se enfocaban en cada estudiante y sus necesidades específicas. Vi que no hacían eso solo para mí, sino para todos los demás. Me encantó y firmé un contrato por 1 año.

 

Yo era una estudiante extranjera, con limitaciones financieras después de la cirugía y la lenta recuperación, y Mizar me estaba dando un entrenamiento casi privado. Sin embargo, en lugar de intentar presionarme para que tomara sesiones privadas, que hubiera sido más costoso, me convenció para que tomara las clases en grupo con todos los demás, sólo con la mayoría de los movimientos adaptados a mi condición. Él diseñó un programa de entrenamiento específico para mí y se lo pasó a los otros entrenadores para que supieran dónde me encontraba en cada punto. Todos los entrenadores estaban increíblemente coordinados y sabían si algún ejercicio me había causado dolor o si se había modificado para que yo pudiera hacerlo. Después de sólo seis meses, estaba tomando la clase con todos los demás ya con muy pocas modificaciones, y después de un año, pude hacer una parada de manos contra la pared, un pull-up estricto e incluso escalar el peg-board. Estaba en la mejor forma física de mi vida.

 

A casi 2 años después, todavía me encanta ir a MFO 3 veces a la semana, y tengo una inmensa gratitud hacia todos los entrenadores, Mizar, Luc, Isabelle y Laura. Todos y cada uno han estado allí, y me han ayudado en mi camino para recuperar la salud. Sé que aún me queda mucho camino por recorrer y que probablemente nunca sea la mejor en ejercicios de cardio, ya que mi capacidad pulmonar es limitada, pero estoy feliz de saber que puedo subir cuesta arriba media hora sin necesidad de parar, y me siento increíble cada vez que descubro que puedo hacer una cosa con la que nunca hubiera soñado.

In 2016, my physical activity was limited to short walks around my house and at the mall. Just going one block uphill would be an immense challenge for me, and I would have to stop to catch my breath midway. I was 30 years old, and my 66 y.o. father was in better condition than me. I thought I was only very out of shape, but then I was diagnosed with a congenital lung condition. My surgery was in October and it was a success in the sense that they had removed all damage, and there was no risk of recurrence, but there was no way to grow 2/3 of my lung back. I would have to make the best out of my condition and learn to live without most of my lung.

 

After my surgery, I tried to do some physical activity to recover my respiratory capacity, but I was making very small progress. My husband had been at MFO for 6 months, and he convinced me to take 3 free sessions to see if it could help with my progress. So 6 months after my surgery, I arrived at MFO. At the moment that I arrived I saw all these guys and girls hanging on rings, making pull-ups, and showing great agility and resistance, and I thought, "I could never do anything of that".

 

I explained to Mizar, the owner and coach, about my particular condition, and he made me do very small things to see my current level and limitations, and he started giving me some very basic breathing exercises and adapting every movement to my specific situation. I liked the way coaches focused on each student and their specific needs. I saw that it wasn't done just for me, but for every one else. I loved it and I signed a 1-year contract.

 

I was a foreign student, kind of broken after the surgery and the slow recovery, and Mizar was giving me an almost private training. However, instead of trying to pressure me to take private sessions, which would've been more expensive, he convinced me to take the classes with  everyone else, only with most of the movements adapted to my condition. He designed a specific training program for me, and passed it along to the other coaches so that they knew where I was at each point. All the coaches were incredibly coordinated and knew if some exercise had hurt or had been modified so that I could do it. After just six months, I was taking the class with everybody else with very few modifications, and after a year, I was able to do a handstand against the wall, a strict pull-up and even climb the peg-board! I was in the best shape of my life.

 

Almost 2 years later, I still love going to MFO 3 times a week, and I have an immense gratitude toward all the coaches, Mizar, Luc, Isabelle and Laura. Each and every one have been there, and have helped me on my road to health. I know that I still have a long way to go, and that I will probably never be the best at cardio, since my lung capacity is limited, but I am happy knowing that I can go uphill for half an hour without needing to stop, and feeling awesome every time I find that I can do one thing that I would've never dreamed of.